LA NORMA DEBERÁ VOLVER A LA CÁMARA DE DIPUTADOS
La votación salió 36 a 36. Lucía Corpacci y Guillermo Andrada votaron en contra, Flavio Fama a favor. De inmediato arrancó la votación en particular y se aprobaron las emergencias y la delegación de facultades a Milei.

La vicepresidenta Victoria Villarruel, tuvo un rol clave y desempató un 36 a 36 para que el oficialismo pudiera aprobar anoche en general la Ley Bases en el Senado. La sesión continuaba anoche con el tratamiento por capítulos y el debate sobre el paquete fiscal. Los senadores por Catamarca Lucía Corpacci y Guillermo Andrada (UP) votaron en contra de la iniciativa. Flavio Fama (UCR) se pronunció a favor. Durante la tarde se registraron graves incidentes en las afueras del Congreso y continuaba anoche la tensión.

Ayer, pasadas las 10, hubo quórum y arrancó la sesión, que en la noche tuvo su primera votación en positivo, pese a un intento kirchnerista por suspenderla. El Gobierno accedió a realizar más cambios.

Así, a seis meses de iniciar su mandato, el presidente Javier Milei quedó un paso más cerca de conseguir su primera ley. Sin embargo, el oficialismo no pudo relajarse: ahora debe conseguir que el Senado vote en particular los artículos y todavía hay temas ríspidos.

Para garantizarse la ley, el Ejecutivo dio batalla y cedió cambios hasta último momento. Desde el arranque se los vio en los palcos supervisando el debate al vicejefe de gabinete, José Rolandi, y la secretaria de planeamiento estratégico, María Ibarzábal Murphy.

En las bancas, el miembro informante del oficialismo, Bartolomé Abdala, se encargó de anunciar nuevos cambios apenas se abrió la sesión.

Incorporaron a los organismos de cultura al listado de entes que Milei tiene prohibido disolver. Además eliminaron del anexo de empresas a privatizar a Aerolíneas Argentinas, Correo Argentino y Radio y Televisión Argentina, que incluye la TV Pública y Radio Nacional. Si no lo hacían, el rechazo iba a arrastrar también a las demás seis empresas -como AYSA- que figuran en el artículo. Además, el oficialismo sacó del proyecto el capítulo previsional que eliminaba la moratoria aprobada por el propio Congreso el año pasado y fijó un compromiso para terminar las obras nacionales que tenga más del 80 % de ejecución.

Diez horas después, Abdala agregó cambios en el polémico Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI), que sumó numerosas críticas durante el debate. Para evitar que se caiga, el oficialismo incorporó modificaciones pensando en seducir a senadores de Unión por la Patria que responden a gobernadores peronistas y conseguir su acompañamiento, al igual que pasó en Diputados.

Entre ellos, acotó el RIGI a cinco sectores: agroforestal, infraestructura, minería, energía y tecnología; y obliga en un porcentaje del 20 % a la contratación de proveedores locales.

La sesión tuvo fuertes cruces, pero no por los discursos sobre los artículos de la ley, sino por la situación de violencia en la calle. Uno de los más fuertes fue entre la propia vicepresidenta, Victoria Villarruel, y el senador kirchnerista Eduardo «Wado» de Pedro.

De Pedro pidió un cuarto intermedio para que un grupo de legisladores vayan a la calle a constatar la situación en la manifestación. El oficialismo se negaba a someterlo a votación y lo acusaba de buscar una excusa para «frenar» la sesión.

Incidentes
Los alrededores del Congreso de la Nación se convirtieron en un campo de batalla en el que chocaron manifestantes y fuerzas de seguridad durante toda la tarde. Organizaciones sociales, piqueteras, de izquierda, peronistas, de derechos humanos, asambleas barriales y sindicatos se manifestaron en rechazo a la Ley Bases que se debate en el Senado. El objetivo del ataque fue interrumpir la sesión.

Los primeros enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes ocurrieron pasado el mediodía, cuando incluso legisladores peronistas se vieron afectados por gas pimienta. Y volvieron a sucederse por la noche, tras la aprobación en general del proyecto.

El pico de tensión fue en horas de la tarde cuando llegaron las principales columnas de movimientos de izquierda y manifestantes arrojaron bombas molotov y piedras. Las fuerzas del protocolo antipiquetes respondieron con gases lacrimógenos y el uso de carros hidrantes.

Además de arrojar proyectiles, los piqueteros dieron vuelta e incendiaron en la calle un automóvil del medio cordobés Cadena 3. Luego voltearon al menos un vehículo más y lo incendiaron. Ante ello, los senadores de la oposición pidieron un cuarto intermedio para solicitar el cese del operativo policial.

Desde las fuerzas de Seguridad confirmaron por los incidentes alrededor de 30 detenidos: 13 de parte de la Policía Federal Argentina (PFA) y 18 de la Policía de la Ciudad, y más de 20 agentes heridos.

Según informó el ministro de Seguridad de la Ciudad, Waldo Wolff, a uno de los manifestantes arrestados le encontraron una granada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *